Conferencia: “Estrategias practicas para educar mejor a los hijos”.


Conferencia…

“Estrategias practicas para educar mejor a los hijos”.

Ponente: Psic. Enrique Hernández Cianca [Autor del libro: Aprendizaje dirigido, aplicando el método AIDHA. Edit. Trillas, 2012].

“Con humildad, respeto & amor ponemos a tu disposición nuestros conocimientos para que mejores tu vida así como la de tus hijos en un ambiente de practicidad, sencillez y armonía”.

Para más información comuníquese a los siguientes teléfonos…

📱 229 – 257 – 5180

📱 229 – 147 – 5942

“Todo lo que te ayude a ser y crecer, es una inversión y no un gasto; invierte en tu vida”.

Se entregará constancia de asistencia, esperamos contar con tu apoyo para difundir pero sobre todo con tu valiosa asistencia.  

Hijos ‘HUÉRFANOS’ de padres ‘BUENA ONDA’



Psicólogos  Veracruz, Ver.
La bitácora del psicólogo | Terapeuta y Psicólogo HUGO HERCI | Especialista en problemas de aprendizaje y conducta | Creador del método educativo AIDHA (Aprendizaje Indispensable para el Desarrollo de Habilidades

Los jóvenes lo único que necesitan es que . . .

¡ACTUEMOS COMO PADRES!

rangel-angelica-00.JPG

Mtra. Angélica Rangel

Bueno, pero…

  • ¿Qué nos pasa?
  • ¿Qué es lo que nos hace suponer, que alguien más tiene la responsabilidad de cuidar de nuestros hijos, si nosotros, que se supone que somos los que más los amamos, no queremos tomar esa responsabilidad ?

Es ridículo ver esas mesas redondas, en las cuales funcionarios públicos, dueños de bares y discotecas, miembros de comités ciudadanos y medios de comunicación se culpan unos a otros por algo que no es más que falta de responsabilidad de nosotros los padres.

  • Que si en los bares le venden alcohol a menores
  • Que si los agentes de tránsito reciben sobornos
  • Que si no cierran estos lugares a la hora señalada
  • ¿Pero en dónde están los padres de éste menor que tomó más de la cuenta?
  • ¿Quién lo recibe en su casa a esas horas y en ese estado?
  • ¿Quién le dio el dinero para entrar en el bar, para el alcohol y para el soborno?
  • ¿Dónde están los padres que le dieron el carro a u n menor que no es capaz de hacerse responsable y maneja aunque esté tomado?

¡Por favor!

  • ¿En qué piensan los padres de esos jóvenes que salen de su casa a las 11 de la noche, habiendo empezado a tomar desde en la tarde, durante el partido de futbol de la semana?
  • ¿Y qué están pensando los padres de la jovencita de 16 ó 17 años, que va a conseguir raid de regreso con la mamá de fulanita, sin querer enterarse de que esa mamá ni siquiera está en la ciudad?
  • ¿Por qué queremos pasarles la responsabilidad de decidir en manos de quién ponen su vida si todavía no son capaces de decidir de que color pintarse el pelo, hoy con rayitos, mañana mejor negro?
  • ¿Por qué les damos permiso a nuestras hijas de irse a dormir después de la disco a casa de una amiga y cargamos la responsabilidad de llevarlas a los novios de 19, 20 años quién sabe a qué hora y no sabemos ni cómo, pues puede ser que tome de más?
  • ¿Por qué queremos creer que son maduros y responsables si no sotros mismos no lo estamos siendo?

¡Nos volvemos ciegos a los peligros por comodidad, nos hacemos los “BUENA ONDA”, “ES QUE YO SÍ LE TENGO CONFIANZA A MI HIJA”.

Lo que tenemos es miedo, flojera, no queremos actuar como padres . . .

  • Nuestros hijos no necesitan que seamos sus amigos
    • Ellos ya tienen un montón de amigos, de su edad.
    • Nuestros hijos necesitan padres valientes y responsables, que pongan reglas y luego estén ahí para ver que se cumplan.
  • ¿Cómo va a depender la seguridad de mi hijo del barman de un antro o del agente de tránsito, o del dueño de la disco si cumple la ley y cierra a las 3:00 a.m. en lugar de a las 6:00 a.m.?
  • Yo creo que sí debería haber una ley.

    • Pero para los padres de familia.
  • Yo creo que sí debería de haber un horario
    • Pero el que los padres pongan en su casa independientemente de la hora que cierren los antros.

¿De qué tenemos miedo, papás? ¿Por qué no podemos poner reglas? ¿Porqué no podemos exigir qu e se cumplan?.

Si los jóvenes no necesitaran guía, si no necesitaran límites, autoridad a quién respetar…

¡NO EXISTIRIAMOS LOS PADRES!

Se nos encomendó una misión muy especial, la más grande: colaborar con Dios en la creación y es a nosotros a quien se nos pedirá cuentas por nuestros hijos, no al dueño del bar, no al amigo de nuestro hijo que iba conduciendo borracho cuando chocaron, no al policía, no al maestro . . .

¡A NADIE MÁS!

Nunca, nadie podrá hacer que nuestros hijos regresen a casa a tiempo y a salvo, si nosotros no podemos hacerlo. No existe ley, ni horario, ni funcionario capaz de hacer por nuestros hijos, lo que nosotros no queremos hacer.

Actuar como padres

Es muy difícil claro, oír de ellos ‘ES QUE TODOS TE TIENEN MIEDO PAPÁ’, ¡Pues no importa! No estamos en campaña de elecciones para el papá más popular del año, ya cada quién tiene el padre que le tocó y sería estúpido poner en peligro la segurid ad de nuestros hijos por quedar bien con sus amigos.

Es terriblemente injusto, además, que estén en peligro jóvenes que sí tienen reglas en su casa, que saben que al llegar, estarán esperándolos sus padres, desvelados pero contentos de saber que se divirtieron y orgullosos de comprobar que van madurando y que actúan de acuerdo a lo que se les está tratando de inculcar: LIBERTAD CON RESPONSABILIDAD.

Es horrible oír de muertes de muchachos así, que han tenido la desgracia de toparse con esos otros jóvenes, hijos ‘Huérfanos’ de padres ‘buena onda’.

No estaría mal, ganarnos el respeto de nuestros hijos, tomando las riendas de su vida, haciéndonos responsables de su hora de llegada, de lo que toman, de sus calificaciones, haciéndoles saber lo que esperamos de ellos y creando los medios para ayudarles en su lucha para conseguirlo.

Pongamos los pies en la tierra, seamos concientes . . .

¡Los jóvenes lo único que necesitan es que actuemos como padres!


Creative Commons License

La bitácora del psicólogo by
Psic. Hugo Herci is licensed under a
Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 2.5 Mexico License.

Based on a work at
www.labitacoradelpsicologo.com.

Psic. HUGO ENRIQUE HERCI


CONSULTORIO

Ave. 5  no.  508   entre Calle 5   &  Calle 7

Córdoba, Ver.

CORREO ELECTRÓNICO


labitacoradelpsicologo@gmail.com

TELÉFONO PRINCIPAL

(2 7 1)  1 4 2 – 0 8 9 2

TELÉFONOS MÓVILES

(puedes enviarnos mensajes de texto)

(2 7 3)  1 0 9 – 8 6 2 5

(2 2 9)  9 0 5 – 7 4 3 4

LOS VALORES… Base de la autoestima


La propia identidad personal, objetivo primordial de la adolescencia, no podrá conseguirse nunca si no es sobre la base de una escala de valores personal. El individuo sólo puede responder a la pregunta ‘¿quién soy?’ si conoce el objeto de sus preferencias y decisiones, si es capaz de definir con claridad los fines que se propone en la vida.

CB100070

La solución de los problemas la elección de los objetivos sólo es posible cuando existe un sistema de valores que sirve de referencia, son ellos los que deciden por ejemplo: si un muchacho va a optar por el riesgo de una vida sacrificada o va a huir e ella a lomos del caballo infernal de la droga; si va a aceptar críticamente el orden de una disciplina o va a rebelarse contra ella; si va a ser capaz de soportar la sonrisa irónica y fanfarrona de turno o a echarse en brazos de la opinión ajena; si va a ser libre guiándose por lo que el considera valioso o a depender siempre de los demás.

“El hombre aprende a estimarse en la medida en que respeta y realiza los valores en los que cree”.

FAMILIA

Detrás de cada conducta existe un trasfondo que nos dice si una cosa vale la pena o no la vale, si algo importa o no importa. Es una predisposición que nos inclina a obrar de una manera o de otra, justificando o legitimando nuestras acciones. Continuamente estamos valorando las cosas, hechos, personas…

‘¿Qué piensas de eso?’ ‘¿Qué opinas de mí?’, ‘¡Eso es estupendo!’ , ‘¡Qué disparate!’

Con estos juicios de valor no hacemos más que manifestar nuestras preferencias, el orden moral es precisamente ese orden de preferencias que yo establezco entre el valor de las cosas. En virtud de ese orden, puedo estimar que unas valen más que otras, que algunas no tienen más razón de ser que la de ser sacrificadas en aras de otras más importantes.

Ese ‘trasfondo moral’, esa escala de valores que condiciona mi conducta se convierte en fuerte exigencia que marca a cada individuo el camino del DEBER.

PADRES E HIJOS

CORREO ELECTRÓNICO

labitacoradelpsicologo@gmail.com

TELÉFONOS MÓVILES

(puedes enviarnos mensajes de texto)

(2 7 3)  1 0 9 – 8 6 2 5

(2 2 9)  1 0 9 – 0 5 6 1

(2 2 9)  2 0 9 – 6 8 7 2

(2 2 9)  9 0 5 – 7 4 3 4

¿Sabes que piensa o siente tu hijo adolescente?


Una Moda Peligrosa

“Día a día nos enfrentamos a nuevas corrientes o influencias que bombardean a nuestros niños, niñas y adolescentes”.

El problema de nosotros los adultos, es que a veces estamos tan metidos en nuestra vida, en nuestros problemas, en nuestras responsabilidades, que perdemos tiempo valioso para conocer que es lo que anda rodeando sus cabecitas.

La etapa de la niñez, preadolescencia y la adolescencia están caracterizadas por la alta vulnerabilidad en que se encuentra el ser humano. El aprendizaje de vida y los valores morales y espirituales, son puestos a prueba minuto a minuto. Necesitamos invertir en la construcción de cimientos fuertes que les permitan soportan la presión.

Particularmente, las etapas de la preadolescencia y adolescencia se caracterizan porque se desarrolla una necesidad de pertenencia social y por la conformación de su identidad. Necesitan sentirse parte de un grupo, y no solamente sentirse parte, sino también ser aceptados. Los intereses son cambiantes, piden ser más independientes, ser parte en la toma de decisiones. Ya no son tan pegados a mamá y a papá. Buscan ser reconocidos por sus iguales, llamar de alguna manera la atención.

Muchos adolescentes en ésta búsqueda pueden caer en trampas, porque insisto; están en un estado de vulnerabilidad. La necesidad de pertenecer a un grupo les puede llevar a perderse en el camino.

Hace unos días, tuve la oportunidad de conocer sobre una nueva moda que anda rondando a nuestros adolescentes. Más que una moda, es una corriente que ha tomado fuerza y que se extiende con rapidez. Tal vez usted reaccione con el asombro que yo lo hice, pues cuando me contaron de esta “moda” me sentí completamente descontextualizado…

Autor: Psic. Tatiana Carrillo Gamboa

Ver más del articulo >>