¿Qué estas haciendo por ti?

Posted on Actualizado enn


En el transcurso de una cena de una obra de caridad, el padre de un niño minusválido pronunció un discurso inolvidable…

Es este:

  • Decimos que Dios hace todo con perfección… ¿ Dónde está la perfección en Shay, mi hijo?
  • Mi hijo no puede comprender las cosas como otros niños
  • Mi hijo no puede recordar como otros niños… ¿ Dónde está pues la perfección de Dios?

Creo que creando a un niño retrasado como mi hijo, la perfección que busca Dios es: ¿Cómo reaccionamos con este niño?

He aquí una pequeña anécdota para ilustrar mis declaraciones:

Un día estabamos viendo a un grupo de jóvenes jugando beisbol. En eso Shay me dijo: ¿ Piensas que me dejarían jugar? Sabía que Shay no era la clase de compañero de equipo que los chicos buscan normalmente, pero esperaba a pesar de todo que se le permitiera jugar; pedí pues a uno de los jugadores de campo si podían dejar que Shay participara.

El jugador reflexiona algunos instantes y dice: “Perdemos por seis carreras y estamos en la octava entrada, creo que puede formar parte del equipo y tener la oportunidad de batear en la novena entrada”. Shay lanzó un suspiro enorme, le dijimos a Shay que se pusiera su guante y que tomara posición. Al final de la octava, el equipo de Shay anotó pero todavía había una diferencia de tres carreras, ¡Hacia el final de la novena entrada, el equipo de Shay anota otra carrera! El equipo tiene ahora dos carreras de diferencia y todavía una posibilidad de llevarse el partido… Cosa asombrosa, le dan el bate.

Todos saben que es casi imposible ganar porque Shay no sabe ni cómo coger el bate, ni cómo golpear una pelota. Cuando Shay se colocó sobre la zona de recepción, el lanzador se acerca algunos pasos y lanza la pelota bastante despacio para que Shay pueda por lo menos tocarla con el bate.

“Shay batea torpemente el primer lanzamiento, sin éxito. Uno de sus compañeros de equipo viene en su ayuda y los dos agarran el bate, esperando el próximo lanzamiento; el lanzador se acerca un poco más y muy despacio le echa la pelota a Shay”.

Con su compañero de equipo, Shay golpea la pelota que rueda hacia el lanzador que la recoge; habría podido fácilmente lanzarla a la primera base, eliminar de cualquier manera a Shay y haber acabado el juego. Pero en vez de eso, el pitcher lanza la pelota muy alta en el campo, lejos de la primera base. Todos ellos se echan a gritar: ¡Corre a la primera base, Shay! ¡Corre a la primera base! Jamás habría tenido la oportunidad de correr a la primera base.

Shay galopa a lo largo de la línea de fondo, totalmente asombrado, cuando logra la primera base, el receptor de la derecha tiene entre manos la pelota; podría fácilmente lanzarla a la segunda base, lo que eliminaría a Shay que no deja de correr. Pero lanza la pelota arriba hacia la tercera base y todos gritan: ¡Corre a la segunda! ¡Corre a la segunda!

Los corredores delante de Shay se acercan a la segunda base, el adversario se dirige hacia la tercera base y exclama: ¡Corre a la tercera! Cuando Shay pasa por la tercera, los jóvenes de ambos equipos le siguen exclamando: ¡Haz todo el circuito, Shay!

Shay completa el circuito, alcanza la zona de recepción y los jugadores le levantan sobre sus hombros…

¡Shay es un héroe !

Acaba de hacer una gran carrera y de ganar el partido para el equipo, todo ese día estuvo su padre con lágrimas en los ojos.

“Estos 18 chicos alcanzaron su propio nivel de la perfección de Dios”

La paradoja de hoy es que:

  • Tenemos la paciencia de construir grandes edificios pero no la paciencia suficiente para controlar su cólera.
  • Tenemos caminos anchos, pero puntos de vista estrechos.
  • Gastamos más, pero poseemos menos
  • Habitamos casas más grandes, pero las familias son más pequeñas
  • Gozamos de más comodidades, pero no tenemos tiempo libre
  • Acumulamos más diplomas, pero damos prueba de menos lógica, menos discernimiento
  • Multiplicamos los activos, pero disminuimos sus valores
  • La ciencia permite vivir más tiempo, pero priorizamos la cantidad sobre la calidad, y para muchos de nosotros, la vida resulta triste y monótona
  • Hicimos el viaje ida y vuelta hacia la luna, pero tenemos la dificultad en atravesar la calle para presentarse a su vecino.

“TODOS NECESITAMOS DE AYUDA & ORIENTACIÓN PARA VIVIR”

Psic. HUGO ENRIQUE HERCI

CONSULTORIO

Ave. 5  no.  508   entre Calle 5   &  Calle 7

Córdoba, Ver.

CORREO ELECTRÓNICO


labitacoradelpsicologo@gmail.com

TELÉFONO PRINCIPAL

(2 7 1)  1 4 2 – 0 8 9 2

TELÉFONOS MÓVILES

(puedes enviarnos mensajes de texto)

(2 7 3)  1 0 9 – 8 6 2 5

(2 2 9)  9 0 5 – 7 4 3 4

Un comentario sobre “¿Qué estas haciendo por ti?

    elcapi5 escribió:
    26 agosto, 2008 en 4:40 pm

    La primera vez que leí este relato me emocioné, pero al rato reflexioné sobre mi propia vida y de cuando era pequeño. Ello me llevó a la conclusión de que en caso de que esa historia sea real debe de se una excepción, pues de haber ocurrido en mi infancia, la mayoría de los niños allí presentes se habrían reido o habrían protestado. Y es que el ser humano es malo por naturaleza, la bondad es un bien escaso y debe ser compartida y enseñada al resto.

    Me gusta

Responder a elcapi5 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .