Comparte una cinta azul…

Posted on Actualizado enn


“Una maestra decidió llevar este proyecto a la comunidad, para ver que clase de influencia tendría en ella. Dio a cada uno de sus estudiantes tres cintas, y les dijo que fueran e hicieran conocer a otros esta ceremonia de reconocimiento personal”.

Entonces tendrían que hacer un seguimiento de los resultados, ver quiénes honraron a la clase la semana siguiente. Uno de los chicos de la clase fue a donde un jóven ejecutivo de una compañía cercana, y le reconoció por haber planificado su carrera; colocó una cinta azul en su camisa, y luego le dio otras cintas al jóven.

  • Estamos haciendo en la clase un proyecto sobre reconocimiento -le dijo- y nos gustaría que usted busque a alguien quien admire para que le dé una de las cintas azules, y la otra para que esa persona haga lo mismo con alguien más, a fin de mantener esta ceremonia en marcha. Una vez hecho esto, por favor, infórmeme que sucedió.
  • Más tarde, ese mismo día, el joven ejecutivo fue a ver a su jefe, quien a propósito tenía fama de ser un individuo gruñón y de mal humor. Lo hizo sentar y le dijo que lo admiraba profundamente por ser un genio creativo, el jefe se sorprendió; el joven ejecutivo le preguntó si aceptaría la cinta azul como regalo y le pidió permiso de colocársela en el pecho.
  • Seguro, hazlo -contestó su sorprendido el jefe-.
  • El joven ejecutivo tomó la cinta azul y la colocó en el saco del jefe, sobre su corazón.
  • ¿Me harìa un favor? le dijo mientras le daba la última cinta- quisiera tomar esta cinta extra y darla como prueba de admiración a alguien más, el chico que me dio estas cintas está llevando acabo un proyecto de su escuela. Queremos mantener en marcha esta ceremonia de reconocimientos, y ver como afecta a las personas.
  • Esa noche el jefe llegó a su casa, se dirigió a su hijo de catorce años de edad y se sentó con él.
  • Hoy me sucedió algo increíble -le dijo- estaba en mi oficina cuando uno de los jóvenes ejecutivos entró, me dijo que me admiraba y me dio una cinta azul por ser un genio creativo.
  • Después la puso en mi saco, sobre mi corazón, esta cinta azul que dice “Lo que yo soy, es lo que importa”. Me dio una cinta extra y me pidió que encontrara a alguien más a quien reconocer, mientras manejaba a casa esta noche empecé a pensar a quien honrar con esta cinta; y pensé en ti.
  • Quiero darte este reconocimiento, mis días son realmente agitados y cuando llego a casa no te presto mucha atención. A veces te grito por no sacar buenas notas en el colegio, y por tener tu dormitorio echo un desastre, pero esta noche quiero sentarme contigo aquí y hacerte saber que tú eres importante para mí. Tú y tu madre son las personas más importantes de mi vida. ¡Eres un gran chico y te amo!
  • El sorprendido muchacho comenzó a sollozar, y no pudo contener las lágrimas. Todo su cuerpo se sacudió.
  • Papá -le dijo llorando y mirándolo firmemente- estaba planeando suicidarme mañana porque pensaba que tu no me querías. ¡Pero ya no necesito hacerlo!

Comparte 1 cinta azul, alguien podría necesitarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .