1 Historia para reflexionar


Era 7 de Julio, y muy pronto estaría cumpliendo 30 años . . .
Yo estaba inseguro acerca de entrar en una nueva década de mi vida y temía que mis mejores años quedaran ahora detrás de mí. Mi rutina diaria incluía ir al gimnasio, hacer ejercicios antes de ir a trabajar; cada mañana me veía a mi amigo Nicolás en el gimnasio quien ya tenía 70 años de edad y en excelente forma.Este día en particular, Nicolas notó que no me encontraba con mi acostumbrada actitud llena de vitalidad y preguntó si algo estaba mal; le dije que me sentía preocupado por cumplir 30 me preguntaba ¿Cómo me gustaría mirar hacia atrás en mi vida una vez que llegara a la edad de Nicolás? por lo que le pregunté:
“¿Cuál fue el mejor momento de su vida?”


Sin dudas, Nicolás respondió: Bueno, José, esta es mi respuesta filosófica a tu pregunta filosófica:

  1. Cuando yo era niño en Austria y mis padres se preocupaban de todo por mí, mi comida, mi ropa, mi salud, ese fue el mejor momento de mi vida.
  2. Cuando yo iba a la escuela a aprender las cosas que sé hoy, ese fue el mejor momento de mi vida.
  3. Cuando obtuve mi primer trabajo, las responsabilidades y fuí pagado por mis esfuerzos, ese fue el mejor momento de mi vida.
  4. Cuando conocí a mi esposa y me enamoré, ese fue el mejor momento de mi vida.
  5. La segunda guerra mundial llegó, mi esposa y yo tuvimos que huir de Austria para salvar nuestras vidas. Cuando estábamos juntos y en condiciones de seguridad a bordo de un buque con destino a América del Norte, ese fue el mejor momento de mi vida.
  6. Cuando llegamos a Canadá e iniciamos una familia, ese fue el mejor momento de mi vida.
  7. Cuando yo era un joven padre, el ver a mis hijos crecer, ese fue el mejor momento de mi vida.

Y ahora José, tengo 70 años de edad, tengo mi salud; me siento bien y estoy enamorado de mi esposa como lo estaba cuando nos vimos por primera vez . . .
“Éste es el mejor momento de mi vida.”
“Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos: Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad.”
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s