¡Quejarse hace que la mente se vuelva ansiosa & depresiva!


PerQue. 01

#FelizLunes reciban un cordial saludo, todos  cada uno de nuestros lectores; con el proposito de seguir contribuyendo a la #SaludMental aquí les dejamos este pequeño articulo para reflexión esperando sea de su agrado y sumamente benéfico.

#Consulta #PreviaCita
📱 229–257–5180
💻 FB Messenger: Psic. Hugo Herci

🏠 #CentroDeAtenciónIntegral #HugoHerci #BrendaContreras
📍 Fracc. La Tampiquera #BocaDelRío #Veracruz
📫 Código Postal – 94290
💻 http://www.labitacoradelpsicologo.com

El Dr. Robin Kowalski profesor en psicología en la Universidad de Clemson explica que todos nos quejamos, en algún momento, aunque sea un poco. Sin embargo si mantenemos nuestra mente enfocada en: la crítica, la preocupación, y la victimización –a su mente se le hará más fácil volver a encontrar esos pensamientos para situaciones similares.

Estoy seguro que todos conocemos a una persona que siempre está con una actitud negativa, esa persona que siempre ve el vaso medio vacío; pero que insiste en justificarse que el es realista.

Ejemplo de esto, es Samuel; las cosas nunca son lo suficientemente buenas para Samuel y siempre es la víctima de algo. Después de conocerlo por unos 15 años, ahora estoy bastante acostumbrado a su negatividad y puedo simplemente dejarla pasar. Sus quejas son constantes y por cualquier cosa, que si hace demasiado calor, que si hay demasiado tráfico, que si las personas son demasiado imprudentes y desconsideradas, que si hubiera menos fila en el supermercado, que porque no amplian el horario del banco; todo esto no solo desgasta a Samuel sino también a las personas a su alrededor ya que una queja y una mala actitud son una combinación demasiado tóxica. Sin embargo he logrado después de mucha práctica, cerrar mis oídos a toda esta contaminación verbal, mental y emocional; ya que antes siempre me quitaba demasiada energía estar alrededor de Samuel.

Por lo tanto debemos identificar diferentes tipos de personas que emanan energía nociva y agotadora, ya que cada una de ellas provienen de un mismo valor central: Negatividad.

Tipos de personas agotadoras

Ahora, puntualicemos que no soy completamente ajeno de negatividad; también me quejo de vez en cuando sin siquiera darme cuanta que lo hago. Es prácticamente parte de la cultura de hoy en día. Pero es relevante considerar al Dr. Robin Kowalski profesor en psicología en la Universidad de Clemson ya que el explica que todos nos quejamos, en algún momento, aunque sea un poco.

Con base en lo anterior, conozcamos algunas categorías cuando se trata de referirnos a personas quejosas; estoy seguro que podemos ponerle un nombre a cada uno de estas categorías…

  1. Víctimas de las personas o circunstancias: Esta persona está muy enojada, tanto es su enojo que no lo percibe, no quiere escuchar soluciones; solo busca “Desahogarse” y “mostrar cuan injusta es la vida con ellos”. 
  2. Solo yo sufro y/o nadie sufre más que yo: Los que siempre buscan la atención con su actitud de “A mí me va mucho peor que a ti” o “buscan con su argumento único decir que todo está mal”.
  3. Quejosos compulsivos: Esos viven en un estado de queja, hacen algo que los investigadores llaman “rumiar.” Esto significa básicamente pensar y quejarse sobre un problema una y otra vez en lugar de sentir un desahogo después de soltar, este tipo de queja puede empeorar las cosas; ya que “puede causar aún más preocupación y ansiedad”.

No estoy diciendo que sus malos hábitos se desvaneceran de la noche a la mañana y que de pronto será una persona inundada de positivismo. No, ni siquiera algo parecido; ya que la negatividad hasta cierto punto es aceptable sobre todo cuando experimentamos más allá de nuestros límites de frustración, ya que esto es normal como consecuencia de que las cosas no estan saliendo como esperabamos y la queja hasta cierto punto, se convierte en el boton para reiniciar nuestro sistema. 

De lo que debemos estar conscientes, es si estamos cayendo en los extremos y estamos siendo excesivamente negativos. ¿Por qué es indispinsable estar alerta de esto? simple y sencillo, porque la negatividad produce más negatividad. Por lo tanto debemos de estar prestos a identificar algunas de nuestras conductas ya que probablemente hemos estado reforzando estos malos hábitos referente a la queja y/o reproche.

La negatividad programa su cerebro y pone a trabajar su mente

Donald Hebb, un neuropsicólogo, creía que las neuronas que echan chispa juntas; se unen. A lo que se refería con eso es que grupos de neuronas se conectan en el cerebro como resultado de experiencias de vida particulares.

Por ejemplo, cuando tenemos un pensamiento, sentimiento o sensación física, miles de neuronas se suscitan y todas se juntan para formar una red; el cerebro aprende a suscitar las mismas neuronas con pensamientos repetitivos. Básicamente, si mantiene su mente enfocada en la crítica, la preocupación, y la victimización, a su mente se le hará más fácil volver a encontrar esos pensamientos para situaciones similares. Nuestro patrón de pensamiento hace una red en nuestro cerebro para reaccionar positivamente o negativamente a situaciones que se nos presentan.

Por consiguiente podemos concluir que el cerebro prepara el plan y las condiciones, para después la mente encargarse de implementar dicho plan y mantenerlo.

Nos volvemos buenos en lo que practicamos, así que, ¿por qué no intentamos ser un poco más positivos?

Recomendaciones para evitar la negatividad

  1. Manten la gratirud en tu vida: Agradece hasta por los detalles mas insignificantes, la gratitud es una frecuencia opuesta a la queja.
  2. Cuida tus palabras: Las palabras tienen un inmenso poder, pueden construir o pueden destruir fácilmente.
  3. Toma conciencia de tus acciones: Dese cuenta cuando se está quejando. Deje de quejarse. ¡Felicítese por hacerse consciente!
  4. Adopta una nueva actitud: Trabaja por construir una actitud completamente nueva para tener pensamientos edificantes. Entre más permitamos que nuestra mente recuerde las cosas buenas, más fácil se vuelve esa forma de pensar.
  5. Evita cargar con cosas innecesarias tanto a nivel mental como emocional: Esfuerzate por identificar, soltar y trascender todo aquello que no traiga un beneficio a tu vida presente.
  6. Esfuercese por hacer pequeños cambios cotidianamente: Considere cambiar su alimentación, realizar actividades de su agrado –algún pasatiempo que nutra su alma–, actividades fisicas –como algun deporte–, todo aquello que de manera progresiva propicie un nuevo estilo de vida
  7. Establezca un compromiso con usted mismo: Comprométase con sus metas y logre un éxito perdurable para un crecimiento personal único que le permita una vida en armonía.

 

Licencia de Creative Commons

La bitácora del psicólogo by Hugo Herci is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.labitacoradelpsicologo.com